Creemos que sería buena idea para comenzar este artículo, es definir la palabra FETICHE: este término procede del francés “Fétiche” y significa “ídolo u objeto de culto al que se atribuye poderes sobrenaturales”.

En el mundo gay, hay una amplia variedad de fetiches que pueden ser desde los más comunes hasta los más inusuales. En este artículo, explicaremos algunos de los principales fetiches que son usuales entre hombres gay.

Los pies

El fetichismo de pies es un pronunciado interés fetichista en los pies humanos. Esta parafilia también es llamada podofilia. Es uno de los fetichismos más comunes en los varones.

Uno de los fetiches más comunes en el mundo gay es el llamado «fetichismo de pies». Este fetiche se refiere a la excitación que algunas personas sienten al ver, tocar o lamer los pies de otra persona. A algunas personas les gusta usar medias o calcetines durante las actividades sexuales, mientras que a otras les gusta estar desnudos.

Este fetichismo incluye además la erotización de los pies usados como un órgano más de placer, hay quienes se prenden con la sola fantasía de poder besar y lamer los pies de un deportista, y oler el aroma de sus calcetos o calcetines, así como sus tenis o zapatillas. El sudor, es un factor importante en este fetiche, aunque no necesario. Hay quienes fantasean con ser masturbados con dos pies, presionando el tronco del pene mientras suben y bajan. Lo más extremo, sería practicar fisting sustituyendo la mano por la planta de los pies FootFisting.


Los fetiches de los pies pueden ser muy específicos, y las dimensiones y características individuales son esenciales para el podófilo. Por lo general, están interesados ​​en el tamaño (del pie, la punta, el talón), la forma (p. Ej., Pies planos, arcos altos), los adornos (p. Ej., Zapatos, joyas, anillos para el dedo del pie, tobilleras, etc.), adornos (esmalte de uñas, tatuajes, pedicuras, etc.). etc.), características sensoriales no visuales (p.). También hay subdimensiones del fetiche, incluidos aquellos a los que realmente les gustan los zapatos en lugar de los pies (es decir, el retifismo, del novelista francés Nicolas Edme Rétif, que ha escrito extensamente sobre su propio fetichismo de los zapatos), o aquellos a los que les gustan los pies descalzos. a diferencia de los adornos de zapatos (es decir, aretifismo).

Leather o cuero

Otro fetiche común entre hombres gay es el llamado «leather». Este fetiche se refiere a la excitación que algunas personas sienten al ver o vestir ropa de cuero. Esto puede incluir desde chaquetas hasta pantalones, y puede ser usado tanto en situaciones sexuales como en la vida cotidiana.

La cultura del cuero masculino ha existido desde finales de la década de 1940, [1] cuando probablemente surgió de la cultura motociclista posterior a la Segunda Guerra Mundial . Los clubes de motociclistas pioneros incluyeron el Club de motociclistas Satyrs , establecido en Los Ángeles en 1954; Oedipus Motorcycle Club, también establecido en Los Ángeles en 1958, y el New York Motorbike Club. Los primeros clubes de San Francisco incluían a los Warlocks y el California Motor Club, [2] mientras que los primeros clubes de Sydney incluían el South Pacific Motor Club (SPMC).

El leather exagera la imagen masculina sin caer en una imitación o caricatura de sí mismo, le gustan los elementos que se identifican con la virilidad como son los instrumentos de trabajo, los uniformes, las profesiones y el ambiente donde sólo los hombres han podido estar y comportarse, el ejército, la marina, los deportes en solitario, los obreros, mineros, trabajadores y hombres de campo responden mucho a esa imagen y el leather las copia y adapta haciendo de sus formas símbolos de masculinidad.

Esta subcultura leather o del cuero denota prácticas y estilos de vestir organizados en torno a las actividades sexuales y el erotismo aplicados como “perversiones” no en una connotación negativa, sino porque salen de lo habitual.

El uso de ropa de cuero es una manera en la que los participantes de esta cultura se diferencian de las principales culturas sexuales.

La cultura leather es más visible dentro de la comunidad gay, donde un leather es un hombre que se siente atraído por la masculinidad y la virilidad de otro hombre, para lo cual no pretende ser su contrario, sino complementarse para ser hombres en igualdad, aunque también se refleja de diversas maneras en el mundo de las lesbianas, bisexuales y heterosexuales.

Dentro de la gran diversidad del mundo LGBT, la cultura leather aun no es tan amplia como otras tribus: Los Osos, Lesbianas, Travestis, etc. (porque estos son nombres que se refieren a un grupo, no al termino homosexual o Gay comúnmente conocido), por ende los leather no se identifican con un ambiente exhibicionista, frívolo y artificial, de fiestas y apertura pública; su mundo es más oculto, más prohibido, más morboso; en donde el mayor exhibicionismo se da en reuniones y fiestas privadas, en donde todos se sienten en igualdad de condición y masculinidad ante el resto.

Muchas personas asocian la cultura leather con la práctica del BDSM (Bondage / Disciplina, Dominación / Sumisión, Sado / masoquismo, también llamado “S & M”), aunque para identificarse como leather deben existir factores que permitan desarrollarse y aún así, someter sus necesidades a un escrutinio en donde es la propia conciencia la que dirá que tan abierta es su actitud ante la sociedad, la cual está regida por estándares de masculinidad bastante cerrados, pero a la vez con ansias de nuevos patrones de identidades, éstos son los que la cultura leather ha asumido y llevado a crear estos grupos de Hombres Gay, Rudos, Masculinos, pero que salen del estándar heterosexual, que practican juegos sexuales más fuertes, más morbosos y que rompen con ello el estigma del gay débil e indefenso.

Para otros, el uso de cuero negro  representa la ropa erótica y es una manera de expresar una mayor fuerza y masculinidad, la apropiación de la energía sexual, el amor por las motocicletas y la independencia o la participación en perversiones sexual como el fetichismo leather.

Rubber

Otro fetiche común en el mundo gay es el llamado «rubber». Este fetiche se refiere a la excitación que algunas personas sienten al ver o vestir ropa de goma. Esto puede incluir desde trajes de baño hasta trajes enteros, y puede ser usado tanto en situaciones sexuales como en la vida cotidiana.

Los Rubbermen belgas comenzaron como un grupo de amigos que se reunían regularmente. 
Siempre nos encontrábamos y nos pegábamos. 
Este pequeño grupo amigable comenzó en 2013 y creció lenta pero constantemente con el tiempo. 
Conocimos a tantos amigos a lo largo de los años que conocimos en bares, en eventos y en línea.
Puedes contactarlos en este enlace

Un fetiche de látex de goma es una preferencia o deseo sexual por artículos de látex de goma, generalmente prendas de vestir y accesorios. Las personas con fetiches de látex de goma pueden querer usar látex de goma ellos mismos, sentirse atraídas por otras personas que usan piezas de látex de goma, o ambas.

Las personas con fetiches de látex de goma son conocidas como gomas o, en el caso de los hombres homosexuales, gomeros.

Un fetiche de látex de goma está estrechamente relacionado con un fetiche de PVC, ya que ambos fetiches se refieren a la atracción por materiales apretados y brillantes. Sin embargo, el caucho de látex suele ser más grueso y menos brillante que el PVC.

No es solo el aspecto del caucho de látex lo que atrae a los caucheros. Muchos también se excitan por el olor distintivo del material. Algunas prendas de goma de látex están hechas con productos químicos que mejoran su olor natural. Los caucheros pueden disfrutar usando ropa de látex o ver a sus parejas usar el material en la privacidad de sus propios hogares, en fiestas sexuales y otros eventos fetichistas, o incluso en público. Usar goma de látex en público puede ser una forma de exhibicionismo que es muy excitante para los caucheros. También pueden fantasear con ellos mismos y con otras personas que usan látex de goma.

Los caucheros pueden verse atraídos por otros que deben usar látex de caucho, como buzos, trabajadores industriales y dominatrices. Las personas con fetiches de látex de goma se reúnen en fiestas fetichistas y foros en línea. Estos lugares ayudan a los gomeros a sentirse menos solos y a conocer a otros que comparten su interés por la amistad y las relaciones.

Un fetiche de látex de goma es perfectamente normal y la mayoría de los gomeros simplemente aceptan el fetiche como parte de su sexualidad. Sin embargo, si el fetiche interfiere con las relaciones normales y la vida profesional o personal de un gomero, la terapia puede ser beneficiosa.

Hay muchos otros fetiches que son comunes entre hombres gay, como el «fetichismo de la ropa interior», el «fetichismo de la ropa de cama» y el «fetichismo de la ropa deportiva». Sin embargo, estos son solo algunos ejemplos de los fetiches más comunes que existen en el mundo gay.

En general, es importante recordar que todas las personas son diferentes y que lo que excita a una persona puede no ser necesariamente excitante para otra.

Es rico tener fetiches, sean cuales sean, no todos tenemos que llevarlos a la realidad, algunos pueden llevarse a la imaginación. Lo más importante es que cada persona sea respetuosa y consciente de los límites de su pareja, y que ambos estén de acuerdo en las actividades que realizan juntos.